Para volver a COLABORACIONES haz "clic" aquí

 

Presente y futuro de la Peluquería

  Mª José Conejo Molina (5º Peluquería)
  I.E.S. Guadaljaire (Málaga).


Resumen

 

    La peluquería del presente es fácil describirla, pero el futuro es más complicado ya que las nuevas tendencias y técnicas ahora no son muy utilizadas, pero puede que en el futuro nos acostumbremos a ellas y serán más utilizadas.

    Las raíces de la peluquería no han cambiado mucho, han salido nuevos avances y tecnologías pero la base sigue siendo la misma, con la única diferencia que se llevan peinados más naturales y colores con más matices y fantasiosos.

    En el futuro de la peluquería avanzaremos en tecnologías, diseños, técnicas pero la base fundamental de la peluquería será la misma; ¿para qué cambiarla si cada vez tiene más futuro los salones de peluquería?

    Los salones de peluquería tiene mucho más futuro que las pequeñas peluquerías ya que la gente piensa que en un gran salón de peluquería los trabajadores son más profesionales que en las pequeñas, también tienen en cuenta la relación calidad- precio y un gran salón de peluquería a la vez de ser mucho más caro también debe tener calidad y los nuevos avances cosmetológicos.


Presente y futuro de la Peluquería

 

    Los españoles somos la única comunidad que nos aferramos a nuestros antepasados y nos cuesta más los cambios, por eso la moda llega hasta España pero nosotros la transformamos a nuestro estilo de vida ( un peinado de pasarela es moda, normalmente la gente lo acepta pero modificando la estructura del peinado, no tan espectacular )
    Con todo esto quiero decir que la peluquería avanzará a grandes escalas pero lo que no es tan seguro es nuestro estilo de peinado, creo que las nuevas tendencias sabremos acogerlas y amoldarlas a nuestro estilo.
    En materia de cosmética, cirugía, peinado, perfumería... éstos cien años logran un sobresaliente. Muchos han sido los avances para mejorar nuestra estética.

Antes de profundizar en nuestro presente y futuro analizaremos de pasada nuestro pasado.

    Si algo caracteriza a estos últimos cien años es su carácter pluralista forjado al compás de los constantes cambios sociales y el enorme desarrollo tecnológico; la estética femenina no ha sido ajena ni a unos ni a otros.

    Hay momentos memorables como la invención de la permanente en la primera década del siglo. Al inventor alemán Karl Nestler le corresponde tal honor, por más que someterse a una de aquellas primitivas permanentes constituía una práctica de alto riesgo, no ya sólo para los cabellos, sino para el propio cuero cabelludo.
    Otro de los grandes bombazos corresponde a los años inmediatamente posteriores a la primera gran guerra, cuando las mujeres se cortan el pelo provocando estupor en la calle y monumentales broncas en la intimidad del hogar. Reacción, es de imaginar, bastantes parecidas a la que tuvieron los progenitores de la década de los setenta, cuando vieron aparecer por la puerta las multicolores crestas iroquesas de sus retoños punkies.
    Que las mujeres de los años veinte se cortase el pelo respondió a factores sociales. Durante la guerra, los hombres se incorporaron a filas masivamente, lo que obligo a la mujer a trabajar fuera de casa. Y un hecho de menor pero muy gráfico: las asistentes de las fuerzas americanas llevaban el cabello muy corto por higiene y practicdad, detalle que a las feministas les vino al pelo para defender sus postulados igualitarios.
    El famoso New Look de Christian Dior cristaliza el deseo de disfrutar de las cosas pequeñas, ambición lógica después del horror de la Segunda Guerra Mundial. Al compás de siluetas ceñidas, el cabello pierde rigidez y busca movimiento, Abandona peinetas, horquillas y toda la parafernalia de décadas anteriores y se apunta con entusiasmo a la permanente que más perfeccionada, pierde parte de su carácter letal. El cine tiene ya un enorme ascendente y el auge de las revistas femeninas señalan claros modelos estéticos a seguir.
    Junto a la invención de la laca, son los acontecimientos que explican uno de los disparates estéticos del siglo; los cardados imposibles de Farah Diba marcan toda una época.
    Justo cuando parecía que las cosas no podían empeorar, apareció Vidal Sassoon; un par de tijeras y una técnica matemática le bastaron para sentar las bases de la peluquería moderna. Sus cortes geométricos y sin dobles lecturas conviven con los cabellos largos y despeinados de los hippies, el primer movimiento juvenil que se convierte en modelo a seguir.
    A partir de los 60, la imagen es el reflejo de los movimientos urbanos; Hippies en los 60, punkies en los 70-80; nuevos románticos , siniestros... en los 80 raperos, tecnos, alternativos, etc., en los 90. Y de forma paralela, estilos políticamente correctos para los < chicos buenos> que confían en el orden establecido y buscan el éxito profesional.

Presente

 

    Un peluquero/a de hoy debe estar abierto a todo tipo de cambios, aunque también nos podemos encontrar estilistas de moda algo conservadores y les resulta bastante difícil trasladar las tendencias a sus trabajos.
    En los salones de belleza nos podemos encontrar todo tipo de cosas, pero lo fundamental es no buscar el espectáculo, sino adecuarse a los deseos de la gente de la calle, intentando evitar que la clientela vaya corriendo a mojarse la cabeza a casa, cuando hace este tipo de cosas la clientela quiere decir que le han dejado poco natural y de lo que se trata es de buscar estilos frescos, que no se note que son de peluquería ( exceptuando las ocasiones como bodas, etc ) 
    Lo ideal es conjugar cortes, color, maquillaje y vestuario para gente de hoy.
Todo cuenta en el alrededor de las personas para llevar un tipo de peinado u otro, como por ejemplo, los movimientos sociales , la moda, el diseño y, sobre todo, las calles de las ciudades más cosmopolitas.
    También depende de la ciudad en la que nos encontremos o nos queramos referir, ejemplo, no es lo mismo la gente de Londres o Nueva York que es habitual encontrar un chico con pelo azul y pendientes; en cambio en España tenemos una mentalidad más clásica, no es que no nos encontremos a nadie con el pelo azul sino que la mujer española y latinas tienen el mejor cabello: grueso , un poco ondulado y castaño de base; pero son convencionales y poco propensas a los cambios. En ese sentido los chicos son más atrevidos
    Una cosa es lo que la moda propone desde las pasarelas y otra, a veces muy diferente, es cómo la calle filtra y reinventa esas propuestas. No es que la moda vaya por un lado y la calle por otro, sólo que las propuestas en cuestión se ven sometidas a la dura realidad y obligadas a adaptarse a necesidades mucho más prosicas, lo que implica siempre una reinterpretación que no tiene por qué suponer necesariamente un empobrecimiento de la tendencia. El peluquero Joseph Pons no cree en las propuestas de temporada, las grandes franquicias las hacen por razones de imagen, pero este principio pierde validez cuando trabajas en negocios más pequeños, donde el día a día consiste en escuchar y adaptar cortes y estilos a aspectos físicos, formas de vestir y de vivir, poder adquisitivo e incluso, estados emocionales muy diferentes que el peluquero conoce, o debe conocer, perfectamente.
    En el día de hoy se busca tener un estilo individual, se admiten casi todos los peinados y medidas mientras tengan un efecto natural, un corte fácil de arreglar y un color con mucho brillo.

    Hoy en día casi se prefiere tener la peluquería en casa y eso no quiere decir que las señoras y caballeros no acudan a ellas sino que prefieren estilos más sueltos y fáciles de peinar para ellos después imitar el peinado realizado por el peluquero/a.
Se busca la imagen integral, estilos jóvenes y casuales, los cortes han de se cómodos, informalidad en los recogidos, el color vibrante de brilla; se apuesta fuerte por cortes con una base recta pero con degradados que se trabajan con las tijeras de vaciar. Una técnica que aporta a las puntas suavidad y movimiento.

    Además los salones apuestan por el moldeado, que vuelve con energías renovadas, gracias a los nuevos productos, que permiten obtener el volumen y el rizo deseado.

    Disfrutar de la mañana a la noche de un cabello más largo o voluminoso, hasta hace poco sólo era posible con una peluca o con postizos de aspecto podo natural o complicados de colocar día a día. Ahora es posible levantarse y acostarse con un cabello que se ve y se siente como propio. 
    Las responsables de este cambio de panorama son las extensiones, un nuevo servicio que arrasa en las peluquerías y que consiste en la fijación de mechones de cabello que se mezclan con el propio.
    Aunque son más conocidas por alargar el cabello hasta el infinito en unas horas, las extensiones tienen otras utilidades: 
· El alargamiento puede aprovecharse para darle al cabello un corte que antes hubiera sido impracticable.
· En el pelo fino, proporcionan volumen con precisión, justo donde se necesita.
· Alivian las consecuencias de la pérdida de pelo, disimulando su caída.
· Crean efectos de color: unas extensiones más oscuras o más claras que el cabello propio lo oscurecen o aclaran. Así, pueden sustituir a las mechas y reflejos.
· Hay extensiones de fantasía que transforman el cabello con colores increíbles.
· Otro efecto sorprendente se consigue introduciendo extensiones rizadas en un cabello liso y viceversa.
· También brindan la posibilidad de utilizarlas para lucir cabello largo durante un tiempo y luego cortarlas a la altura del pelo natural para que se vea con más cuerpo.
    Cuando deseamos la máxima sensación de textura y relieve en el cabello, las materias de aspecto salvaje son unas inestimables aliadas, además de las extensiones, las fibras vegetales que son algo más económicas que las extensiones. Se utilizan teñidas o al natural, se entremezclan con el pelo y crean estilos modernos y actuales con matices rústicos.
    Esta temporada se incorpora el cáñamo y el esparto para adornar un cabello previamente texturizado, y la paja para diseñar unas melenas más espectaculares.

    Teñirse el pelo era cosa de mayores; ahora las más jóvenes han entrado de lleno en el mundo de la coloración.
    Mucho han cambiado los hábitos de las mujeres españolas en materia de color del cabello. Las jóvenes, receptivas a los nuevos productos de color y a las posibilidades y formas de aplicación, han profundizado en un mundo reservado hasta hace unos años a las mayores.
    Actualmente, un 71% de las mujeres españolas, entre 18 y 64 años, tiñen sus cabellos, frente al 30% que lo hacían en 1986. La evolución de esta categoría ha sido especialmente positiva entre las adolescentes, una de cada dos jóvenes entre 15 y 17 años cambia el color de su pelo.
    Los colores más tradicionales, en la gama de los rubios y morenos, han abierto camino a otros más vanguardistas, como el caoba y el negro, llegando incluso a tonos más osados: rojos, verdes o azules.
    Puesto que el color cobra cada vez mayor protagonismo, en la peluquerías ponen especial énfasis en ésta técnica. Quieren que la mujer que acude a darse color consiga realmente el tono deseado.
    Algunos profesionales aplican varios tonos, con el fin de conseguir un color más personalizado y un acabado más luminoso. Se trata de dar hasta tres o cuatro tonos de una misma gama y en mechones más anchos , de unos tres centímetros, que los de los reflejos y las mechas tradicionales. El resultado es mucho más perfecto.
    Pérdida de brillo, falta de elasticidad, aspereza, éstos son algunos de los problemas de los que se quejan las mujeres.
    El baño de brillo es otra de las técnicas que goza de grandes adeptas entre las clientas, sobre todo entre las más jóvenes, porque proporciona al cabello un aspecto de pelo sano.
    Hoy en día las fundamentales características que se le pide a un producto son: eficacia, resultados personalizados y facilidad de uso. Hay muchas marcas basadas en éstos principios como Redken ( productos para cabellos o cuero cabelludo sensible o alérgico ) Phytoherarye ( mascarillas nutritivas para la pérdida del brillo ) Keratina "Eugene", Lliquid hair "Wella" ( basados en keratinas en lociones para cabellos muy deteriorados ) Kérastase ( contiene una amplia gama de productos que protegen y nutren el cabello antes y después de las radiacciones del sol )
Hay muchas más marcas y fines cosmetológicos, esto es sólo un pequeño ejemplo de los adelantos en cosmética capilar que se están produciendo.

Futuro

    No es ninguna veleidad historicista el afirmar que el futuro ya está aquí. Todo fin de milenio genera sea situación de página en blanco y nos apresta a una existencia inaugural en la que todo lo previsible está en nuestras manos.
    Lo que antes era ciencia ficción, ahora es cada vez más ciencia y menos ficción: son tareas y ejercicios diarios de comunicación, cultura, moda...
Los grandes eventos como los avances cinematográficos, las iniciativas artísticas, los logros de la cosmética, las nuevas costumbres..., todos ellos están inmersos en la fiebre del nuevo milenio, un milenio que se antoja <peregrino> y no errático.
    Siguiendo con las costumbres saldremos de casa, miraremos qué hay en el mundo y luego volveremos a ella; todos vendremos, como siempre, cargados de futuro.

    Ya que el futuro es difícil predecir, yo hablaré desde mi punto de vista sobre "el día de mañana":

    El futuro no creo que vaya a cambiar mucho de nuestro presente, exceptuando nuevas técnicas y avances la moda seguirá en el mismo punto de vista con sus altos y bajos.
    Pienso que la mayoría de los españoles nos aferramos a nuestro pasado y nos cuesta abrirnos para nuestro futuro, así que la tendencia de la peluquería seguirá por el camino que vá ahora, dentro de lo moderno nos agarramos con uñas y dientes a las tendencias de siempre ( por mucho que se lleven los cortes geométricos, los pelos de diferentes tonalidades y muy atrevidas, sólo hay una pequeña proporción de españoles que se atreven a llevarla, pero no con mucha duración).
    La moda en peluquería tenderá hacia un lado de la balanza o hacia otro llegando a la punta del iceberg, me explico, en la peluquería llegaremos hasta lo más clásico o lo más moderno o futurista que nos podamos imaginar, pero siempre partiendo de nuestra base del presente y para los menos atrevidos sin modificar enormemente su estilo de vida. Hablo de vida porque muchas veces el peinado va acorde con el estilo de vida y las exigencias del trabajo, también va acorde con la personalidad de la persona o los límites que nos marquemos la sociedad; por ejemplo, nuestra moda ahora en el presente nos marcaría los cortes geométricos, flequillos muy cortos, peinados informales y despeinados, colores atrevidos, etc; pero nuestra sociedad no se termina de acostumbrar a "lo moderno " y cuando vemos a una persona con dichas características nos parece un poco rara.

    Los avances en peluquería se desarrollarán hasta lo inimaginable, hasta tal punto que la idea de salón de peluquería quedará sólo para casos de considerada importancia, como cortarte el pelo, aplicar una permanente, etc.

    La idea de hoy es el poder acudir a la peluquería lo menos posible y poder tener los resultados de peluquería en casa, pero para que eso no ocurra el salón de peluquería tendrá que desarrollar nuevas tecnologías.


BIBLIOGRAFIA

 

imagenpersonal.net

tu web de la imagen personal

Todos los derechos reservados ©2001 imagenpersonal.net